Almohadas de Lactancia: Expertos NO recomiendan usarlas

Las almohadas de lactancia, han ganado espacio y han proliferado en las tiendas de venta de productos para mujeres embarazadas y  recién nacidos.  Pero más allá de la tendencia, están las ventajas y desventajas que el uso de estas almohadas, puede implicar tanto para la madre lactante, como para su bebé. Por lo que hemos hecho una revisión y puesto la mirada en los contras o en el por qué los expertos NO recomiendan usar las almohadas de lactancia. En su lugar, se precisa de un buen manejo de las distintas posiciones, que puede utilizar la madre, de forma correcta y natural para alimentar a su bebé; desde su nacimiento. Aún si las condiciones, son de un niño prematuro o con nacimientos  múltiples.





No a las Almohadas de lactancia



Almohadas de lactancia- Tips para evitarlas

Opinión de expertos, NO recomiendan usar estas almohadas, salvo excepción

Es conveniente revisar además de la opinión de expertos, las instrucciones de uso de las almohadas de lactancia. Ya que están tienden a usarse no como la excepción, sino como la regla; lo que puede dar lugar a mayores riesgos, que efectos positivos.

Por lo que hemos extraído algunas recomendaciones emanadas del Comité de Lactancia español; quienes aseguran que:



“Una buena técnica de lactancia evita la aparición de complicaciones como grietas y dolor,  vacía correctamente el pecho y permite una producción de leche adecuada para cada bebé”.







En atención a esta afirmación,  se hace hincapié  en la posición  para colocar el bebé (sin el auxilio de las almohadas de lactancia), atendiendo más bien al periodo de lactancia o a condiciones especiales. Veamos tres de ellas:

Recomendaciones para amamantar al bebé



Para la lactancia, durante los primeros días de nacido o con niños prematuros

Para esta fase, el peso de la recomendación esta sobre usar la posición  de “crianza biología”. En esta posición, la madre se coloca en forma recostada, boca arriba; con inclinación de 15 a 20 grados sobre la cama; mientras que  el bebé se coloca boca abajo; para succionar el pezón de la madre.

Esta posición de crianza, tiene ventajas para el niño y la madre; buen agarre del pezón; evita el rechazo por parte del recién nacido  e; inhibe el dolor lumbar, por grietas o carga de leche de la madre. Además, propicia  el fortalecimiento de  cuello; brazos y piernas del bebé, preparándolo para el gateo.

Pero especialmente, se afianza el contacto madre-hijo, esencial en esta etapa; sea un nacimiento a término o prematuro.

Posición sentada o recostada lateral de la madre

Independientemente de la posición que adopte la madre siempre debe hacerse, tratando que su posición sea cómoda y relajada para ambos. Por lo que si requiere el uso de una almohada de lactancia; esta no debe  forzar la posición del bebé frente al pecho de la madre o; completamente horizontal, que puede provocar problemas de reflujo.





Almohadas de lactancia y sus riesgos







Tanto la posición sentada,  como la recostada lateral sobre la cama; si es la preferida por la madre o el bebé; si hay afectación o; dolor en la espalda de la madre, en algunos momentos para conseguir alivio se puede ayudar con una almohada.

Aunque no conviene, usarse de costumbre ya que en caso de estar fuera de casa; la lactancia se haría de forma incomoda; causando alteración del bebé.

Otras posiciones, que pueden favorecer son: la invertida  y; la posición tipo caballito, sobre las piernas de la madre. La invertida, está recomendada para niños prematuros o para amamantar a dos bebés en simultáneo.

Mientras que en la posición caballito, se sitúa al bebé  sobre una pierna de la madre; recostado con su barriguita pegada al estómago de la mamá; favoreciendo la conexión madre e hijo.

Lo CONTRINDICADO, con o sin almohada de lactancia

Con o sin almohadas de lactancia

La contraindicación, aunque se tenga una almohada de lactancia o un portabebé, es amamantar al niño mientras la madre está de pie.

Esta forma vertical de colocar al bebé, puede dar lugar a un succión incorrecta; posición forzada del cuello del niño o; propiciar lesiones en el pezón de la madre.

Resumiendo, tres aspectos importantes: comodidad de la madre; buen agarre y succión por parte del bebé; junto al contacto físico, cuerpo a cuerpo entre madre e hijo. Aspectos, que pueden en verse afectados  con el uso de ciertas almohadas de lactancia, que carecen de  condiciones de ergonomía, transpirables  y  de diseño adecuadas para esta tarea.

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SuDormitorio.com © - Política de privacidad - Contacto